Tibia Respuesta del Gobierno Mexicano. #1659

0

Ante las provocaciones del nuevo presidente yanqui

Por Melchor López

“Me encuentro muy triste, he hablado con varios amigos musulmanes que están siendo separados de sus familias. En silencio, con temor de levantar la voz, pues tienen miedo de que su situación migratoria empeore”. Las palabras son de la mexicana, con nacionalidad canadiense, Elizabeth Aracne, bailarina por más de 20 años y que ha vivido en varios países de Europa y Canadá, sabe de las condiciones de los migrantes en Estados Unidos: “Es un país donde todos son extranjeros, a menos que sean nativos americanos”.

Le regala a Machetearte su sentir a partir de las leyes anti-inmigrantes de Donald Trump, presidente de EEUU: “Trump no sólo está firmando nuevas políticas y alterando la economía, también firma separación de familias, suspensión de tratamientos a personas con enfermedades mortales y está dándole poder al racismo. Pero no hace falta alguien como Trump para que construya un muro, ese ya lo tenemos de colonia a colonia, de un estado a otro. El mexicano construye un muro para chingarle la madre a quien sea que le vaya bien para perjudicarlo”.

Cynthia González, con estudios en cuestiones de países caribeños, por la UNAM, expresa su punto de vista: “Las leyes anti-migrantes del presidente de EEUU son una oportunidad de darle unidad a la región económica y comercialmente. Los tratados como el TTP (Tratado de Asociación Transpacífico) que era algo contra lo que estaban muchos sectores, Trump lo resolvió en seguida, claro no para nuestro beneficio”.

Agrega: “El contexto político se va a polarizar de tal forma que las oligarquías (de América Latina) tendrán que mirar hacia adentro. Es un momento para que se mire y se retome la relación con América del Sur”. Aunque “tampoco se debe ver románticamente a la región”, porque de “ninguna forma se resuelven los problemas, ni se haría a mediano plazo”. Finaliza: “Trump es la extrapolación de lo que siempre ha sido el gobierno estadounidense: algo retorcido, misógino y racista, solo que abiertamente. Tal vez sus medidas tan extremas también unan al pueblo estadounidense”.

Alejandro Cardiel Sánchez, con estudios en Ciencia Política, comenta que “la ignorancia sin poder real sólo implica un peligro para su pueblo, ¿pero ignorancia con poder real? Donald Trump de presidente es bravucón e ignorante;  misógino, islamofobo, un supremacista blanco con tintes de nazi y con un odio exacerbado contra México y los mexicanos”.

En tanto, Laura Itzel Hernández, con licenciatura en Relaciones Internacionales, dice: “Me parece una situación complicada y delicada a partir de la llegada de Trump a la presidencia de los EU. México atraviesa una de las etapas más difíciles en la relación bilateral, ya que las medidas tomadas implican complicaciones en el comercio y la economía”.

Matiza: “Pero lo más importante es la situación de los inmigrantes, así como la construcción del muro que atenta contra los derechos humanos. Hay una respuesta tibia de parte del gobierno mexicano por la poca preparación para enfrentar el problema. Si no tomamos conciencia de lo que está pasando, seremos muy irresponsables”.

Hay que recordar que está la orden del presidente Donald Trump para cerrar la frontera a los refugiados y a ciudadanos musulmanes. Otros migrantes afectados son los mexicanos, muchos ocupados en la agricultura y construcción, así como de otras regiones como Centroamérica y Asia.

Con datos duros recopilados de internet, se observa que California, Texas, Florida, New York, New Jersey y Illinois, son los estados de EU en los que habitan predominantemente la población migrante sin papeles. El expresidente de EU, Obama deportó a 2.5 millones de trabajadores durante el quinquenio 2005-2010.

Los 11.7 millones de mexicanos que residían en Estados Unidos en 2011 representaban 29% de los inmigrantes y 4% de la población total estadounidense. La mayoría vivía en California (37%, 4.3 millones) y en Texas (21%, 2.5 millones), las dos mayores economías estatales.

La población de inmigrantes ilegales que viven en Estados Unidos en 2014 era de poco más de 11.3 millones, una cifra que sugiere que el número de indocumentados se ha mantenido estable en los últimos años.

En el baile de las cifras, “la población hispana de origen mexicano en Estados Unidos ya llegó a los 34.6 millones de personas, de acuerdo con un análisis del Pew Research Center, basado en la Encuesta sobre la Comunidad de la Oficina Nacional del Censo. Estos son los millones de personas que el Trump desea deportar de Estados Unidos a México”.

Share.

About Author

Comments are closed.