Pasar por México es un Infierno. Machetearte #1660.

0

Por Daniela Fernández Rodríguez

Las migraciones son por causas económicas, por motivos políticos, “incluso ecológicos. La gente emigra para buscar mejores condiciones de vida porque en su lugar de origen no hay calidad en el agua, no hay trabajo; y porque viven violencia. Es el caso de las migraciones centroamericanas, uno se pregunta ‘¿por qué pasan por México que es un infierno?’ Porque lo que tienen en su casa es diez veces peor, o porque es gente que no tiene nada que perder más que la vida. Y pues te arriesgas a pasar eso para llegar a Estados Unidos”.

Las palabras son de Itzel Hernández Lara, doctora en sociología en migración indígena/internacional por la Universidad Autónoma del Estado de México. En entrevista a Machetearte externó su análisis.

—¿Por qué pasa este fenómenos de migración en México-Estados Unidos (EU)?

—Estamos migrando a EU desde principios del siglo XX. Y hace unas décadas el flujo de migración ha aumentado. Tomaremos como referencia el programa “bracero”, fue una migración legal, en donde EU solicitaba mano de obra masculina para trabajar porque ellos estaban en el contexto de la segunda Guerra Mundial. Sus hombres, su mano de obra estaba en la guerra; su producción agrícola, por ejemplo, no podía quedar detenida y mandaron traer gente de México para que pudiera desarrollar esos trabajos. Fue un acuerdo bilateral entre ambos gobiernos. Es decir sí se puede hacer acuerdos migratorios laborales.

Había un proceso en el que los migrantes varones fueron a EU a desarrollar un trabajo y regresaban a sus lugares de origen. Tenían una visa para entrar a EU y se quedaban una temporada. Recientemente, hace como doce años, muchos braceros de esa época reclamaban que se les pagará el seguro que se les descontaba de sus cheques. Vimos hace varios años “viejitos” que estaban recibiendo su dinero que les descontaron del programa bracero, que se les descontaba de su seguro y que no ocuparon. Ese dinero se les devolvía.

La migración México-EU, siempre atiende a la demanda de la mano de obra destinada en territorio estadounidense, es un trabajo barato el que hacen nuestros migrantes, como de otras nacionalidades; se utiliza para jornadas intensivas, con salarios bajos y poco acceso a derechos laborales. Eso le conviene al patrón. Fue lo que sucedió en el programa “bracero”: no se les pagaba mucho dinero, pero la diferencia salarial hacía que fuera redituable, es decir, ganarlo allá y gastarlo aquí.

Llegó un momento en el que EU acabó con el programa, puesto que ya no necesitaba al inmigrante. Hay un momento en el que gente migra de manera indocumentada, debido a que la gente que se fue en el programa “bracero” identificó el camino, conoció a los patrones, aprendió a hacer el trabajo. Era gente de Michoacán, Zacatecas, Oaxaca. De ellos, hubo quien se quedó y quien regresó.

Además el control fronterizo no era lo que es ahora, la gente se cruzaba muerta de risa el cerro por Tijuana, iba un viernes y el lunes ya estaba trabajando. Fue un proceso de migración clandestina pero que respondió a la demanda de mano de obra en EU. Los patrones se han beneficiado siempre del migrante porque sale barato su mano de obra, además el patrón no paga seguro, derechos laborales.

En la zona agroindustrial de California era de mano de obra migrante mexicana, que hasta la década de los 80´s, fue migración masculina: joven, rural, que iba y venía, viajaba sólo, dejaba a su mujer y a sus hijos en la comunidad de origen, se cruzaba la frontera con facilidad; y no gastaba el dinero en EU y lo enviaba a su casa, vivían en la zona agrícola y no pagaba renta.

Esta fase se acabó con la reforma migratoria en EU: la ley “Simpson Rodino” ó “IRCA” (ImmigrationReform and Control Act), en 1986. Y favoreció la regularización de 2.3 millones de mexicanos en EU: si tenía mucho tiempo trabajando iba a solicitar sus papeles. Eso implicó que la gente migrante de allá, al tener documentos, ya no se quedaba en la agricultura. Ya como ciudadano legal, laboraba en otros lados, y legaliza a sus familias. Y provoca la reunificación familiar. Quien se estableció en EU, mandaron a llamar a su gente, (familiares, amistades, conocidos, etc.) ya que era relativamente fácil pasar sin miedo a que los agarrara la migra.

Después de la ley IRCA, nos damos cuenta que los que marcan la pauta en los procesos de migración son los norteamericanos. A pesar de que firmamos un Tratado de Libre Comercio, ellos nos piden visa y pasaporte para poder entrar a su país, mientras del lado mexicano no se les pide nada. Seguimos supeditados a EU. Es donde no nos debe sorprender que venga Trump a imponer que paguemos el muro porque es un proceso, es decir, esto que estamos viviendo ahorita viene de todos estos años atrás.

Share.

About Author

Comments are closed.