Elegir Entre el Corrupto y el Más Corrupto: Votante. #1663

0

Por Melchor López Hernández

Machetearte charló con ciudadanos que viven en el Estado de México y zonas conurbadas para saber su sentir y opinión de las próximas elecciones partidistas en la disputa por el poder en esa entidad. No es una muestra ni una investigación profunda o representativa. Le dejamos lo dicho por los entrevistados.

Para Tomás Días, estudiante universitario: “Las elecciones en el Estado de México son un suceso incierto por la relevancia en los últimos tiempos debido a que se habla de una fuerza de oposición por parte de (el partido político) Morena, quien mantiene un papel diferente, que se juega la candidatura apostando al acercamiento y entendimiento con la gente”.

Agrega que los partidos políticos, como el PRI, presentan lo mismo: “Una familia que tiene el poder desde tiempos remotos y que juega sus cartas con el mismo clientelismo, llenando de obsequios y apoyos a las personas más necesitadas, a quienes son felices con un poco de recursos y que venden su voto”.

El PAN, comenta Tomás Días, “no tiene algo nuevo que añadir a su candidatura con una mujer/candidata sin el peso y apoyo suficiente al interior de su institución política. En tanto, el PRD muestra una nueva cara, pero, ¿por qué no se tiene mayor visión de ellos? Quizá se deba a que se presenta un candidato sin gran apoyo de la población. Y no cuenta con los recursos necesarios para poder hacerse valer a un nivel superior como los demás candidatos”.

Agrega que el resto de los partidos frente a la ciudadanía “son irreconocibles, más del 80% desconoce su trayectoria y sus capacidades para el cargo”. Tomas Días se interroga: “¿Pesa más un partido que vende la imagen de su candidato y regala pantallas y despensas o el partido que se acerca a la gente y conoce el día a día de los mexicanos? ¿El voto vale una pantalla de televisión o vale la seguridad, estabilidad y desarrollo de los mexiquenses?

—Tomás Días ¿Qué opinas de que haya candidatas?

—Vivimos en una sociedad machista. En el escenario político, una mujer no tendría la misma respuesta por parte del pueblo que un hombre porque la misma ideología de superioridad del hombre hace ver a las mujeres débiles. Y muchas mujeres no confían en una mujer, no depositarían su confianza en estas candidatas. Hay ese vacío de equidad e igualdad en la educación de las familias mexicanas.

Para la artista Rosalba Cruz, las “elecciones son una falsa democracia, todo está dicho. Somos títeres que mueven a su antojo. El Estado de México ha sido víctima del saqueo y la violencia del PRI y el PRD. Tan es así que si caminas por las calles puedes mirar las cicatrices y heridas aún vivas de ese saqueo y violencia.

Rosalba Cruz, quien dirige una escuela de música para niños y niñas de escasos recursos económicos, matiza: “El Estado de México es tan grande, rico y diverso que las propuestas de campaña deben estar a la altura de esa diversidad, deben ser de la talla de sus problemas; aunque, siendo sinceros, tendríamos que ser muy ilusos si creemos que los problemas se van con las elecciones.

—¿Qué opinas de las mujeres en contienda electoral?

—El pueblo mexiquense primeramente tiene que cuidar sus elecciones y vigilarlas; se tiene que sensibilizar porque hay compra de votos en zonas empobrecidas que se venden hasta por doscientos pesos. ¿Realmente se vota por Delfina (Morena) o Josefina (PAN)? o ¿Se está votando por los mismos partidos patriarcales que por años han pisoteado los derechos de las mujeres? Porque el mismo el partido político denominado Morena, un partido de supuesta “izquierda”, no defiende con convicción el aborto, las leyes de convivencia… es decir, es un engaño.

Para el docente en escuelas públicas, Héctor A. Ortega, comentó que el debate que sostuvieron los candidatos a la gubernatura del Estado de México: “Se autoproclaman ganadores pero los electores ni siquiera sabemos de qué se trató el debate. El debate fue un ejemplo de que los políticos tradicionales o independientes, de derecha, centro o izquierda, están todos en una sintonía diferente a la de la ciudadanía”.

Mientras ellos tratan de “evidenciar a sus contrincantes —agrega Héctor Ortega, con estudios en pedagogía—, ensuciando su imagen y la del partido al que pertenecen, nosotros seguimos esperando propuestas reales. En los pocos momentos de lucidez que tuvieron y en los que intentaron ofrecer sus propuestas, se dedicaron a ofertar ilusiones, promesas de político tradicional que sabemos serán difíciles de cumplir.

“Por ejemplo: el salario rosa de Del Mazo (candidato del PRI), no especifica de dónde saldrán esos recursos. Tal vez para que una mujer pueda recibir unos cuantos pesos, los otros miembros de la familia tendrán que desembolsar más dinero en impuestos. Josefina Vázquez Mota (candidata de PAN) promete construir escuelas pero, ¿por qué no impulsó eso en su estancia como secretaria en la SEP?

“Delfina (candidata de Morena) tiene un punto a su favor: mucha gente se identifica con ella, tal vez por su desordenada forma de hablar o porque tiene facilidad para mimetizarse con el pueblo, pero sus propuestas no son claras y en ocasiones pareciera que efectivamente está leyendo el guión dictado desde Tabasco”.

Héctor Ortega matiza de los candidatos independientes: “México aún no está preparado para tener candidatos independientes que puedan sostener una propuesta diferente a la de un político tradicional; pero, sobre todo, tener un discurso capaz de convencer al elector. La carencia de propuestas reales se resume en el facilismo de la promesa, en la necesidad del acarreo, en la guerra sucia. Todos arrojan la piedra pero ninguno es capaz de enseñar las manos y reconocer que la corrupción los ha alcanzado”.

Lapidario, concluye: el elector va a elegir entre un candidato “que si bien es corrupto, su contrincante lo es mucho más”.

Share.

About Author

Comments are closed.