Peña Presiona para Establecer Mando Policial Único, #1667.

0

Nota

Por Antonio Moreno

En el marco de la sesión de clausura Nº 42 del Consejo Nacional de Seguridad Pública, Enrique Peña Nieto hizo la empecinada y mañosa referencia a la “debilidad” de las corporaciones policiacas locales y con ello intentó presionar al Congreso para la aprobación del Mando Único. ”Hay que reconocer que el diseño institucional vigente de descentralización de las labores de seguridad ha sido rebasado por los desafíos del siglo XXI”, dijo en el evento. ¿Por los desafíos del siglo XXI, o por la monumental corrupción e incompetencia que permea al grueso de la clase política?

En este sentido, especialistas y académicos apuntan que “la operatividad policial adquiriría otra dimensión si en lugar de probar diferentes modelos para ver cual de todos funciona, centráramos el debate en la definición de competencias y responsabilidades institucionales, ya que esta falta de especificidad, en la mayoría de los casos ocasiona, entre otras cosas, la mala coordinación y una innecesaria duplicidad de funciones, pero por otro lado, una adecuada y eficazmente difundida especificación de competencias y responsabilidades impediría que el gobierno federal culpe a los gobiernos locales de no hacerse cargo de delitos que son, constitucionalmente (art. 21), delitos federales, que corresponden exclusivamente a la policía federal, los delitos del fuero común a las policías estatales y la prevención y aplicación de sanciones administrativas a las policías municipales, evitando de esta manera que los funcionarios públicos se estén echando la bolita unos a otros.

El problema de fondo no está en la implementación de un Mando Único en donde las decisiones se tomen más enfáticamente con intenciones o finalidades político-electorales, sino en la aplicación de una gestión policial democrática que permita y garantice un servicio publico de calidad, complementado con un mecanismo eficaz de rendición de cuentas y de supervisión interna y externa, así como una verdadera carrera policial profesional.

Es importante reconocer en las exigencias gubernamentales en cuanto a la implementación del Mando Único, la intención de allanar el camino a una eventual imposición de la Ley de Seguridad Interior. Con referencia a este asunto la Academia Mexicana de Criminología demandó que “antes de elaborar una Ley de Seguridad Interior, debe de instaurarse una estrategia nacional para construir una policía fuerte, técnicamente capaz y comprometida con el debido proceso, así como disponer de fiscalías autónomas y jueces garantes de los derechos humanos, y que se orienten además, al retorno paulatino del Ejército y la Marina a sus funciones constitucionales” (la jornada 31-VIII-17). “Rechazamos que una Ley de Seguridad Interior sea la vía para la pacificación del país”, dijo Elena Azaola Garrido, representante ciudadana de ese órgano. Y añadió que “el problema de inseguridad no se resolverá mientras no se reduzca la enorme desigualdad que aún priva en México”.

Share.

About Author

Comments are closed.