Marichuy: el Largo Camino de una Candidatura Indígena Independiente (segunda y última parte), #1671.

0

Nota

Alegoría de René Magritte

(APIA Virtual) “Nuestro llamado es a organizarnos en todos los rincones del país, para reunir los elementos necesarios para que el Concejo Indígena de Gobierno y nuestra vocera sea registrada como candidata independiente a la presidencia de este país y sí, echarles a perder su fiesta basada en nuestra muerte y hacer la propia, basada en la dignidad, la organización y la construcción de un nuevo país y de un nuevo mundo.”

Bueno, la cosa es que se necesitan las miles de firmas; pensando en que la sociedad civil nacional ha tenido un papel fundamental en algunas de las iniciativas zapatistas precedentes, podríamos tener de referencia dos concretas: la Consulta Nacional e Internacional de 1995, donde como hoy, fue posible con recursos de simpatizantes, y en la cual participaron 1,300,000 personas, Alianza Cívica fue clave y sí, también se necesitaba credencial de elector para poder participar o en su caso, un documento con fotografía oficial. Y el otro precedente es la “Consulta Nacional por el Reconocimiento de los Derechos Indígenas y por el Fin de la Guerra de Exterminio” realizada el 21 de marzo de 1995 y en la cual participaron 2 millones 854 mil personas, con credencial para votar o documento con fotografía oficial, cartilla militar, cédula profesional o credencial de escuelas; la fundación Arturo Rosenblueth, fue la encargada del cómputo de resultados de esa jornada.

Hoy el llamado es a recoger casi un millón de firmas en 17 estados, y es como una especie de consulta, no un llenado de plazas, no una marcha; al pedirte la firma es como invitarte a que digas SÍ, que Marichuy logre su registro, SÍ, que el CIG esté en las boletas electorales en 2018 con el nombre de la vocera, SÍ que el CNI-EZLN entren al escenario electoral cumpliendo las formalidades para “echarles a perder la fiesta”, como afirman los zapatistas y el CNI.

En el escenario electoral donde todos buscan los votos y alcanzar la presidencia, la iniciativa de CNI-EZLN que va por los medios y la organización, sigue siendo uno de sus paradigmas más riesgosos.

Todavía hay mucho que responder, pero pensamos varios que todas las preguntas se reducen en este momento a una sola ¿Lograremos el registro de la vocera ante el INE?, la historia ha demostrado que no sólo es alcanzable sino necesario, porque son iniciativas como estas las que siguen poniendo el “dedo en el renglón”, en los temas de fondo, no en la frivolidad de la politiquería. Evidentemente no son ni las únicas, ni siquiera las mejores, pero las iniciativas zapatistas son una constante en poco más de dos décadas, para bien y para mal, y algunas han permitido avances en la vida política nacional, mismos que están amenazados y son agraviados todos los días por un sistema político entrelazado con el crimen organizado, imposibilitado por su falta de visión de Estado, por un pensamiento empresarial que todo lo define como mercancía y como utilidad.

La campaña del CNI-EZLN es una nueva paradoja en el contexto de la cultura política mexicana donde se hace a un lado al líder máximo (hombre en todos los casos), donde no es un partido político tradicional, donde la vocera candidata siempre va acompañada de miembros del CIG, donde el proyecto es el CIG y no la candidata vocera, donde se vuelve a poner a prueba el racismo, el clasismo y la misoginia mexicana. Si bien muchos quisieran ir por todo en esta coyuntura, hay que ir por lo primero, que son las firmas para lograr el registro, ya después vendrá lo que falta por hacer.

Share.

About Author

Comments are closed.