Influencia de los Medios en el Proceso Electoral, #1673.

0

Por Antonio Moreno

En el intento de acercarse con más precisión al conocimiento de cuál es la influencia real que ejercen los medios de masas en el comportamiento de los votantes, pudimos encontrarnos con trabajos realizados por, entre otros, por Paul Lazarsfeld de la Universidad de Columbia, que, haciendo uso de “estudios de panel”, que consiste en seguir exactamente la forma en que un individuo del panel estructura su decisión durante el curso de una campaña electoral: con qué frecuencia ha cambiado o ha dudado de su posición inicial; que periódicos, revistas, programas de radio o televisión han afectado sus ideas; y que amigos personales han influido sobre él. Estudios similares se han realizado en la Universidad de Londres por parte del Profesor Robert Mac Kenzie; la encuesta es la base de las investigaciones mencionadas.

Los resultados de los estudios realizados muestran que los militantes, simpatizantes y los electores con posiciones políticas solidas en favor de alguna opción electoral específica, difícilmente se dejan influir por los medios masivos. Por el contrario el cuerpo electoral indeciso, con determinaciones políticas endebles son los más propensos a dejarse influir por los medios, aunque no de la forma que podríamos pensar, ya que irónicamente, este sector del electorado está más interesado en prestar atención. “El efecto principal de una campaña política es movilizar, no el de convertir. Revive el dormido interés del votante ordinario; pero al hacerlo, revive también cualquier convicción latente que ya albergue” (Ithiel de Sola Poo. Ciencia de la Comunicación).

Otro aspecto que salió a la luz con las investigaciones realizadas es que el contacto directo entre las personas, el debate frente a frente con amigos, familiares y vecinos influye de una manera más determinante que los propios medios de masas a la hora de convencer y/o convertir acerca de preferencias electorales.

En una sociedad libre, los medios de masas sirven como un elemento unificador, sirven para establecer los temas de debate corrientes de la política en la agenda de la discusión de los ciudadanos. Por su parte los medios de masas libres -esto es, los medios que permiten la expresión de puntos de vista diversos y opuestos-, no cambian ni dominan la opinión de las personas de forma considerable ni en corto tiempo debido a que las opiniones de la gente están ya formadas, es por ello que los políticos no hacen más que repetir en sus discursos, que se difunden en los medios, lo que la gente ya cree. Así pues, una campaña electoral y la forma en que los medios de masas la cubren, sirven, en cierta forma, para dar una expresión bastante fiel al consenso básico que existe en las opiniones de la gente.

México no es una sociedad libre, por ende los medios de comunicación que aquí operan tampoco lo son, no sirven como el elemento unificador antes mencionado, sino como factor polarizador. En las campañas electorales los medios de comunicación no solo toman partido, sino que denostan, parcializan y deforman las posiciones políticas y/o electorales que difieren de la línea editorial impuesta por los dueños del medio en cuestión en complicidad con la clase política.

La propuesta es comunicarnos, leer, hablar, debatir con nuestros cercanos, y aunque no lo sean; el diálogo precedido por la reflexión, nos permitirá aprender juntos y así, enfrentar los desafíos.

Share.

About Author

Comments are closed.